El ciprés centenario caído en Carballo ya es ahora monumento a la emigración

Miguel Anxo Calvo e Isa Fernández transformaron en arte la madera del árbol. Adquiere así una segunda vida


CARBALLO / LA VOZ

En la madrugada del 30 de diciembre del 2015, una racha de viento hizo que se desplomase el árbol más viejo del jardín carballés, el más longevo del casco urbano. Un ciprés más que centenario a cuya madera los artistas Miguel Anxo Calvo, O Mighelo, e Isa Fernández se pusieron el reto de darle una nueva vida. Ya en las últimas horas se podían ver las piezas en el parque del Rego da Balsa. Es un monumento a la emigración. Habla la obra de los quebraderos que supone andar de un país en otro, también de los lazos. Una familia figura atada con una cuerda de acero y, en ella, nudos como si fuesen alambres de espino. Él, con cara de tristeza, deja aquí mujer e hijo. Ella, embarazada, con rostro de rabia, dolor. La maleta significa esa pesada carga que el emigrante porta (y deja).

El banco, tercera pieza, es la ilusión por encontrar el sitio «onde ter acougo». Contaba O Mighelo que este ciprés seguramente haya visto marchar a mucha gente de este municipio. También volver, o no regresar nunca. Caído, adquiere ahora el árbol una segunda vida como arte y además en un lugar estratégico de la localidad, en un espacio verde y al lado de un parque infantil. Aunque es mucha madera la que se ve, también es mucha la que los dos artistas tuvieron que desechar. El ciprés estaba muy dañado.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
10 votos
Comentarios

El ciprés centenario caído en Carballo ya es ahora monumento a la emigración