«Soy Pablo Iglesias y me preguntan por la coleta»


Pudo ser Rubén: «Mis padres estaban entre ese nombre y Pablo. Pero al final fue mi abuela la que decidió: me tenía en el colo y el cura le preguntó cómo me iba a llamar. Y ella dijo: Pablo». Lo que no sabía su abuela en ese momento es que su tierna decisión le traería más de una broma de adulto a su nieto: Pablo Iglesias, de Cambre, comparte nombre y apellido con Pablo Iglesias, el fundador del PSOE pero también con el político de Unidas Podemos, hoy más de actualidad: «Siempre hay alguien que me vacila, que me dice si no me voy a dejar coleta. Lo curioso es que me llamo Pablo Iglesias y soy totalmente apolítico».

Pero aquí hay más historia, porque sus nombres y apellidos llevan dándole guerra toda la vida. Incluso otro político más se cruzó en el camino. «Mi segundo apellido es Gil, así que cuando estaba en el cole, al coincidir con la época en la que no se paraba de hablar de Jesús Gil en el Atlético de Madrid y el partido que fundó con su nombre, siempre había alguien que bromeaba con el ‘Gil y Gil’. Después, más adelante, me preguntaban si era Pablo Iglesias el de Ancéis, el mayor distribuidor de cigalas de A Coruña». Y ahora lo confunden, aunque solo por el nombre y el apellido, con el líder de Podemos. «El otro día estaba en el mercado rellenando una promoción. Miraron mi nombre y me dijeron: ¡ah, como el de Podemos!».

Pablo Iglesias, el carnicero de Cambre, asegura que no está solo: hay más Pablos Iglesias en Galicia. «El sobrino de una clienta también se llama Pablo Iglesias. Incluso recuerdo un día que estaba en el médico en urgencias y justo llamaron por el nombre y los dos apellidos: Pablo Iglesias Gil. ¡Y nos levantamos dos personas a la vez! Nos quedamos sorprendidos».

CONVENCE A CUALQUIERA

Igual lo del apellido influye, porque sus clientes suelen decirle que tiene dotes de político. «Cuando me pongo, soy capaz de convencer a cualquiera», asegura nuestro Pablo Iglesias. Parece que el destino le tenía preparado el nombre. En su familia, cuenta su mujer Jessica, la madre de Iglesias, el de Cambre, tiene un dicho: «Siempre dice que no hay un Pablo bueno, que son todos unos gamberros y unos traviesos». Los dos se ríen. Pablo Iglesias sabe que el nombre le viene al pelo.

«¡Cómo le vamos a poner Lanzada!, ¿y si nos sale tímida?»

Susana Acosta

Lanzada Calatayud lleva con humor el nombre que sus padres eligieron para ella

«Miña Virxe da Lanzada que ollaches o meu amor, se me dás unha filliña o teu nome heille de pór, para que ame este penedos, esta area e este mar, para que ame esta praia como amou a súa nai». Con estos versos tan emotivos explicó la madre de Lanzada Calatayud, Maruja Álvarez, a su hija los motivos de ponerle un nombre tan atrevido. El poema lo escribió en el año 69 cuando se casó y se tuvo que ir de O Grove, su tierra natal. Ella decidió este nombre por amor a esta playa y a este lugar tan especial, que fue testigo también de la petición de mano que el padre de Calatayud le hizo a su madre: «¡Cómo le vamos a poner Lanzada!, ¿y si nos sale tímida?», le espetó el hombre de raíces valencianas a su mujer. Pero no hubo negociación posible. Ella tuvo clarísimo que su hija se iba a llamar Lanzada.

Seguir leyendo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

«Soy Pablo Iglesias y me preguntan por la coleta»