Tracción animal, una alternativa de futuro para la vid, el monte y la huerta

Volver a que el caballo tire del arado puede parecer anticuado, en Á Molida defienden que es innovador

Caballos que tiran del arado entre viñedos. Animales que arrastran árboles recién cortados. Pueden parecer imágenes más propias de otras épocas. Pero en la Asociación Galega de Tracción Animal Á Molida defienden todo lo contrario, que este método es innovador. Porque este sistema, que se abandonó hace años sin más justificación que la modernidad, podría haber evolucionado en el tiempo y convertirse en una alternativa a la maquinaria, argumentan, como así sucedió en otras zonas de Europa. El problema es que se dejó de lado y no evolucionó, por eso ahora se ve como un método anticuado o una vuelta al pasado. Sin embargo, en esta entidad consideran que todavía puede haber una oportunidad para que la tracción animal se convierta en una herramienta más que, en algunos casos, presenta ventajas con respecto a los últimos avances tecnológicos.

«O que propoñemos é utilizar unha ferramenta que se desbotou porque non era moderna», explica Davide Outeiro, presidente de Á Molida. Detalla que su intención no es volver al pasado para repetir las condiciones de entonces de hombres y animales. Pero sí marcar un punto y seguido y tratar de recuperar una tracción animal moderna, que puede tener interesantes aplicaciones en sectores como el viñedo, la huerta o el forestal. «Aquí desbotamos todas as ferramentas propias e se nos impuxo un modelo alleo. Agora temos que intentar que a tracción animal sexa unha ferramenta economicamente sustentable e respectuosa cos animais e coas persoas, pero tamén co medio ambiente», cuenta. Desde esa perspectiva, su asociación lleva dos años ofreciendo cursos de formación para los interesados y realizando exhibiciones sobre las aplicaciones que este sistema puede tener en diferentes ámbitos.

«Hai moitos viñedos vellos nos que non se pode facer o traballo con maquinaria» La última de estas acciones tuvo lugar hace solo unos días en la provincia de Ourense. Allí se celebró una jornada para hablar de las ventajas de la tracción animal en el sector de la viticultura. «No sector do viño instaurouse un modelo de produción baseado nos insumos e que implica unha falta de respecto polos solos», añade Outeiro. Ahora, continúa, «a enoloxía moderna di que estamos maltratando os solos e que iso está a provocar unha perda da calidade». Y es en esa nueva viticultura, más respetuosa con el suelo, en la que la tracción animal podría resultar muy útil. Porque cuando es el animal el que ara y no el tractor, «os solos non se compactan tanto, están máis aireados e hai un maior respecto pola estrutura físico-química e biolóxica», cuenta. De hecho, este es un sistema que se está utilizando en algunas zonas de Rioja o Ribera del Duero. Otras ventajas de este sistema es que permite actuar en fincas donde los marcos de las plantaciones son más estrechos. No hay que olvidarse que hay muchas plantaciones en Galicia donde la maquinaria no tiene espacio y donde sí podría actuar un animal. «Hai moitos viñedos vellos nos que non se pode facer o traballo con maquinaria. Nestas estruturas o animal é máis flexible e esa ferramenta pode aportar unha solución para esas producións», cuenta Davide.

El cuidado de los montes

Otro sector en el que está demostrando tener aplicaciones interesantes es el forestal. «Aquí implantouse un modelo de monocultivo e tala moi intensivo que non tiña respecto ningún polo que había arredor», argumenta Davide Outeiro. Y en la recuperación de esos espacios es donde la tracción animal puede resultar una herramienta muy útil. Se ha utilizado, por ejemplo, para retirar los eucaliptos de la isla de Cortegada, que es una zona protegida que forma parte de Parques Nacionales. Y se ha empleado en Bande, para retirar unos árboles que estaban dañando unas mámoas. «Con esas operacións demostramos que se poder facer a retirada de árbores de forma respectuosa co medio ambiente. Os fustes que estaban riba das mámoas foron retirados cun impacto cero», añade.

La tercera aplicación que puede tener esta herramienta es en la huerta, sobre todo, si hablamos de cultivo en ecológico. «O tractor consume o 70 % da enerxía que xera en moverse el mesmo. Só o 30 % se destina a mover a ferramenta que porta», explica el responsable de Á Molida. Es, concluye, una herramienta poco eficiente y menos ecológica, «porque o menos ecolóxico que hai é queimar petróleo».

Una herramienta cuyas múltiples posibilidades es necesario investigar

Davide Outeiro explica que la tracción animal abre todo un abanico de posibilidades para la agricultura que es necesario investigar. Porque como fue desechada como herramienta hace años, nadie se preocupó de tratar de conocer sus aplicaciones reales y de las ventajas que podría tener para determinado tipo de cultivos o como herramienta para algunas tareas agrícolas. Pero también es consciente de que este camino no es sencillo. «Hai que vencer moitos prexuízos», argumenta. Porque considera que un proyecto que incluya nuevos avances tecnológicos, como los drones, «pode faiar vinte veces, pero se faiamos cos animais van quedar desbotados», añade.

«Damos cursos para que a xente nova que esté interesada poida formarse» Su asociación se dedica a la divulgación de esta herramienta, a traer a Galicia casos de éxito que se están desarrollando en otras comunidades, como los de los viticultores que emplean animales en las denominaciones de La Rioja o de Ribera del Duero. Y explica que apostar directamente por esta actividad es el paso que le queda dar a la comunidad gallega. «Falta que as empresas fagan unha aposta por este sistema e, por exemplo, contraten a unha persoa para que o aplique», cuenta. Ellos, mientras, también ofrecen cursos de formación a gente joven, pues en esta opción pueden encontrar una salida laboral. «Damos cursos para a xente nova que estea interesada e poida formarse. Entre a asociación portuguesa e a galega, cada ano ofrecemos entre catro e cinco cursos en diferentes áreas», cuenta. Así, se encargan de explicar cómo los animales pueden ser útiles en el sector forestal, en el agrícola y en el vitícola, entre otros.

En cuanto a los animales que utilizan, explica que estos «teñen que ter unhas características e unha predisposición». Sus exhibiciones las hacen con caballo bretón, que es una raza que se encuentra muy adaptada a este tipo de labor y que, además, ya está comprobado que «resulta rendible». Lo que tiene claro es que estos animales tienen que tener unas características físicas, pero también una predisposición natural. «Non procede coller un cabalo salvaxe do monte e intentar que faga esta labor», argumenta.

Por otro lado, considera que sería necesario explorar si alguna de las razas gallegas podría servir para alguno de estos trabajos, pues puede que alguna cuente con las características necesarias para desempeñar esta labor. «Galicia foi labrada por vacas e igual dentro de dúas ou tres xeracións isto volve pasar», concluye.

Votación
12 votos
Comentarios

Tracción animal, una alternativa de futuro para la vid, el monte y la huerta