Un niño es expulsado del comedor del colegio en Francia por negarse a comer carne

El ayuntamiento asegura que no se puede plantear no servir carne a los niños


«Mi hijo ha sido excluído del comedor del colegio por su negativa a comer carne». Así lo escribía, perpleja, en Facebook, Raja Lamsyah, que publicó  la carta que recibió del ayuntamiento de Pont-de-Chéruy (Isère), en la que le informaba que su hijo, que cursa el equivalente a tercero de primaria (8-9 años) «no será más aceptado dentro del servicio de catering escolar después de las vacaciones escolares de Navidad». Los comedores escolares en Francia son un servicio municipal. 

 La carta decía: «Su hijo actualmente está inscrito en el comedor de la escuela en Pont-de-Chéruy y hemos notado desde el comienzo del año escolar, en septiembre de 2019, que se negó a comer carne cuando estaba en el menú». Como resultado de esta circustancia, se les recordó a los padres «la imposibilidad de que el municipio no sirva carne a su hijo». 

Para apoyar esa decisión, el alcalde destaca la importancia que juega el comedor escolar «en el descubrimiento del gusto», «el enfoque de nuevos sabores», e insiste también en el «vínculo social y la convivencia» que se crean en este lugar. Aún así, desde principios de noviembre  los comedores escolares franceses también están obligados a servir una comida vegetariana todas las semanas. 

Mohamed Djerbi, abogado que se encarga de defender al menor en este caso, aseguró que la exclusión es «desconcertante», y que los motivos son engañosos, porque el niño nunca se quejó de no comer otra cosa en lugar de carne. «Se le castiga porque no cede ante la obligaciónde comer carne», dijo el abogado, que desea que se suspenda al alcalde de Pont-de-Cheruy, Alain Tuduri. Aseguró que, si el alcalde no cambia de opinión, apelarán al tribunal administrativo para que invalide la decisión.

Menús escolares: el reto de las 700 calorías

maría hermida

Los platos los supervisa una nutricionista y la palometa, tras la intoxicación, ya no se sirve en Pontevedra

En los colegios públicos de Pontevedra todos los escolares comen lo mismo. ¿Por qué? Porque todos los gestiona la Fanpa, que a su vez adjudicó este servicio a una empresa llamada Arume. El día 28 de octubre hubo un problema importante. Un total de 41 niños sufrieron una intoxicación alimentaria. Dado que los análisis indicaron que todo apunta que la incidencia tuvo que ver con la ingesta de palometa al horno, se retiró ese pescado del menú, sustituyéndose por peixe pau, es decir, maruca. ¿Qué comen los niños más allá de ese plato? Los menús escolares pontevedreses están supervisados por una técnica superior en Dietética y Nutrición y el valor nutricional, de media, suele ser de unas 700 calorías cada día.

Seguir leyendo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
4 votos
Tags
Comentarios

Un niño es expulsado del comedor del colegio en Francia por negarse a comer carne