O Porriño anuncia multas a bañistas e «instagramers» en sus canteras

El Concello pondrá más vigilancia y pedirá a las empresas más medidas para evitar el acceso


Vigo / la voz

«Había sospechas, pero ahora ya están motivadas todas las actuaciones». Así de rotundo se muestra el Concello de O Porriño, a través de un portavoz, sobre la presencia de visitantes a las canteras de granito de Atios y de Budiño, bien sea para darse un chapuzón o bien para sacarse fotos para colgar en Instagram y otras redes sociales. El peligro que suponen los lagos artificiales creados por la lluvia en unas zonas abandonadas y de acceso libre ha activado todas las alarmas en el municipio pontevedrés.

La Policía Local reforzará la vigilancia en la zona e incluso impondrá fuertes sanciones económicas para hacer efectiva la prohibición de entrar en estas zonas, situadas en terrenos municipales pero explotadas en forma de concesión por empresas del sector del granito. La policía reconoce que se atestigua mayor movimiento en verano y que había rumores incluso de algún visitante que acudía en taxi hasta la zona, pero, tras tener conocimiento a través de La Voz de la situación, controlarán más.

El Concello de O Porriño también instará a las empresas adjudicatarias a que mejoren la señalización y busquen fórmulas que limiten el acceso a estas lagunas artificiales. No le parecen suficientes los carteles diseminados, sino que pide que se limite físicamente el acceso.

La alcaldesa socialista, Eva García de la Torre, explica que encargará al ingeniero de minas que colabora con el Ayuntamiento un estudio para conocer la situación de todas las concesiones, la vigencia de sus contratos y las condiciones de extracción de cada una de las empresas mineras que trabajan en las parroquias de Atios y Budiño.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Tags
Comentarios

O Porriño anuncia multas a bañistas e «instagramers» en sus canteras