Cinco todoterrenos atravesaron una balsa de Monte Neme 15 días antes de su rotura

El desastre medioambiental ocurrió el 10 de febrero del 2014 y la polémica concentración de vehículos, el 26 de enero

Varios todoterrenos circulando por la antigua mina de Monte Neme Los 4x4 vadean la zona, con el agua llena de minerales tóxicos tapando por completo las ruedas

Monte Neme se ha puesto de moda como si de un nuevo local de ocio se tratase. Este entorno, que hace de frontera natural entre Carballo y Malpica, fue visualizado, primero, a través de las redes sociales por varios instagramers y sus polémicos baños en las peligrosas aguas turquesas de sus balsas, donde se acumulan restos de wolframio, estaño, hierro y sílice. También se ha convertido en un improvisado estudio de rodaje y en parada obligada de turistas de todas las nacionalidades y curiosos, que acuden raudos y veloces a Monte Neme, situado a casi 400 metros de altura, para inmortalizar la visita a través de los smartphones de lo que fue una antigua y próspera mina de wolframio y una cantera durante 92 años. No solo sus balsas son un reclamo, también lo es su paisaje, heredado de una extracción minera salvaje.

Pero ese entorno casi lunar (si no fuera por las balsas) entraña mucho peligro, como sus taludes, algunos de más de 40 metros de altura, donde las medidas de seguridad brillan por su ausencia. Y sí, Monte Neme fue recientemente escenario de un desastre medioambiental que, por suerte, no causó víctimas, pero sí daños valorados en casi 141.000 euros.

Sucedió en la noche del 10 de febrero del 2014. Una enorme balsa reventó y liberó 24.000 metros cúbicos de agua, tierra, lodos y piedras. Y dejó un agujero de un tamaño descomunal: 10 metros de alto por 4 de ancho. La riada afectó a Aviño (Malpica) y Razo da Costa (Carballo). Se da la circunstancia que La Voz publicó el 17 de abril del 2013 una información en la que daba cuenta del peligro inminente de rotura de esta laguna, aunque nadie tomó cartas en el asunto.

Red social

Por otra parte, 15 días antes de este desastre medioambiental hubo una concentración de todoterrenos en esta balsa. En un vídeo subido a una red social, fechado el 26 de enero, se observa a cinco vehículos cruzando la laguna. En las imágenes se ve cómo dos de ellos lograron remontar la balsa y atravesar el dique de tierra que la protegía. Otros dos se quedaron en la orilla. Uno de ellos, incapaz de remontar la pared y el conductor del cuarto todoterreno paró para auxiliar al que le precedía. En ese instante, la persona que grababa la escena, desde uno de los extremos de la laguna, cortó la grabación para echar una mano a sus amigos. El vídeo tiene una duración de dos minutos y cinco segundos. Dos semanas después se produjo la rotura de la balsa.

Sellado de otra laguna

La peligrosidad de este paraje volvió a quedar de manifiesto dos años después, cuando otra de las balsas amenazó con reventar debido al agua acumulada, aunque en esta ocasión, la Dirección Xeral de Enerxía e Minas actuó rápidamente, procediendo, el 18 de noviembre del 2016, al sellado de la laguna, de unos 60 metros de longitud, 15 de ancho y de hasta 5 metros de profundidad. De forma paralela, la Xunta decidió reforzar el dique de la balsa que se había desbordado en la noche del 10 de febrero del 2014.

Estas actuaciones de emergencia, por el momento, no se vieron acompañadas de un plan integral de regeneración, que continúa enfangado en los jugados sobre quién debe hacerse cargo de la minuta, que asciende a 794.000 euros.

17 de abril del 2013. La Voz alertó del riesgo inminente de rotura de la balsa.

26 de enero del 2014. Cinco todoterrenos atravesaron la laguna.

10 de febrero 2014. El dique cedió y se liberaron 24.000 metros cúbicos de agua y piedras.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
22 votos
Comentarios

Cinco todoterrenos atravesaron una balsa de Monte Neme 15 días antes de su rotura