«Isto é como volver ao século pasado pero só a dez minutos de Santiago»

La parroquia compostelana de Verdía pasó de tener diez trenes al día a quedarse incluso sin servicio de autobús


santiago / la voz

Al llegar a Verdía (Santiago) uno se cuestiona el significado de la palabra progreso. Sus huertas verdes y fértiles son un regalo para la vista, y a la orilla de la carretera se fueron construyendo confortables chalés que dan buena vida a sus inquilinos si estos pueden aparcar un par de coches a la puerta. Si no, no. Porque aunque pertenezca al Concello de Santiago y esté a diez minutos de la capital de Galicia, Verdía queda muy lejos si no se tiene un medio privado de locomoción o se apoquinan los doce euros del taxi.

Pero hace años, antes de que se clausurara la vieja vía del ferrocarril, Verdía tenía diez combinaciones diarias de tren que permitían a sus vecinos llegar a Santiago, a Vigo o casi a donde quisieran. Hoy, no tienen ni bus. Hay uno de la empresa Grabanxa a las 8.00 horas que regresa a las 13.30, y por la tarde, uno de vuelta nada más, a las 19.30 horas. «E din que cando acabe o curso imos quedar sen ningún». Porque la única línea que funciona, en realidad lo hace para coger a los estudiantes.

Quien pronuncia esa sospecha es Tito Sismonde, Tito o panadeiro. Tres generaciones de su familia han visto cómo les afectaba este progresivo abandono del rural compostelano. Su madre, Elisa Landeira, es la dueña del negocio. Está jubilada, y aunque en teoría no tiene problema para ir a Santiago cuando lo necesita, porque hay coches en casa, «eu prefiro ser independente, ademais os coches son para traballar e ás veces á hora que teño que ir eu a Santiago, eles non poden». Su hijo, antes, de paso que repartía el pan, llevaba a los vecinos que tenían que hacer recados. «Pero agora está prohibido, e se tes un accidente méteste nun problema gordo». La nieta, Alicia Gacio, utilizó ese bus durante años para estudiar en Santiago. Es ella la que resume la situación: «Isto é como volver ao século pasado pero a dez minutos de Santiago».

Por eso ahora, un súper va con una furgoneta todos los días para llevar productos básicos. Lo mismo que el pescadero o el frutero. Como en las aldeas de hace cuarenta años.

crónica el desierto de las zonas rurales

crisis demográfica

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Santiago

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

«Isto é como volver ao século pasado pero só a dez minutos de Santiago»