Tres alcaldes al borde de un ataque de tranquilidad absoluta

¿Cómo se ven las elecciones desde la alcaldía cuando uno ya no se presenta a los comicios? Felices, se les escucha decir


pontevedra / la voz

En la comarca de Pontevedra hay tres alcaldes que están viviendo una campaña electoral muy distintas, infinitamente más relajada que la del resto de los mandatarios. Podría decirse que permanecen al borde de un ataque de tranquilidad absoluta. Ellos son Julio Sayáns, el histórico mandatario de Campo Lameiro; José Luis Poceiro, veterano alcalde de Vilaboa y Víctor Estévez, que tiene el bastón de mando en Portas desde hace cuatro años. Ninguno se presenta a las elecciones aunque, eso sí, ayudan a sus relevos. Pero ellos ahora mismo están pensando ya más en la jubilación o la vuelta a su trabajo que en el recuento de papeletas.

Julio Sayáns es una de esos alcaldes máquinas de mayorías absolutas. Lleva 36 años en el sillón de la alcaldía de Campo Lameiro. Reconoce que todavía no se ha parado a pensar demasiado en qué hará en tan solo tres semanas, cuando no tenga que pisar el Concello más que cuando le apetezca: «A verdade é que aínda non me parei moito con iso, non sei como será. Vai ser un cambio radical, serei xa un xubilado de verdade», cuenta. Y es que Sayáns nunca renunció a su trabajo de profesor para ser alcalde. A los 63 años se jubiló como maestro y siguió en la alcaldía. Ahora, con 68 primaveras, piensa en dedicarse a sus aficiones y «aos netos». Cuenta con orgullo que tiene uno de doce años y otra de diez meses. «Así que podo exercer de avó», manifiesta.

José Luis Poceiro era trabajador del sector naval hasta que, en el año 1999, pidió una excedencia para trabajar como teniente de alcalde en Vilaboa. Luego, en el 2003, le eligieron regidor y siguió en el cargo hasta la actualidad. Dice que, pese a faltar solo unos días para que deje el sillón, no tiene claro al cien por cien su futuro: «Pois aínda non o sei, porque teño 64 anos cumpridos hoxe mesmo [en referencia al lunes] pero tamén podería volver ao meu sector... téntame moito a idea de levar á neta ao colexio e dedicarme a limpar tres ou catro fincas de familia», dijo.

¿Y Víctor Estévez? Su paso por la alcaldía de Portas fue efímero. Lleva cuatro años y anunció hace bastante tiempo que no iba a presentarse de nuevo. Nunca llegó a renunciar a su faceta empresarial -tiene una empresa de transportes- y, si se le pregunta por su futuro, se ve en ella. No es abuelo. «Pero querer, quero», dice.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Tres alcaldes al borde de un ataque de tranquilidad absoluta