Xunta y USC se unen para usar la madera autóctona en la construcción

Destinan medio millón de euros a impulsar la industria forestal y la bioeconomía


lugo / la voz

El apoyo a la madera autóctona y su uso para la construcción empieza a ser un mensaje cada vez más frecuente entre las administraciones. Si hace unos meses el Ayuntamiento de Lugo lanzaba un plan Life alrededor de la construcción de una urbanización con casas íntegramente de madera en la zona de As Gándaras, ayer la Xunta y la USC dejaron claro que a través de un convenio de colaboración de 517.000 euros quieren promover la utilización de la madera autóctona en la construcción. Con ello están convencidos de que impulsarán la industria forestal y la bioeconomía.

Según explicó en Lugo el director de la Axencia Galega da Industria Forestal (Xera), Ignacio Lema, «estes traballos van en liña cos obxectivos de desenvolvemento sostible recollidos na Axenda 2030 das Nacións Unidas». Según dijo, «a utilización da madeira local na construción, que tamén se recolle como un ámbito prioritario de actuación na Axenda da Industria Forestal, permite promover unha actividade industrial inclusiva e integradora asentada no rural, e xera valor aos propietarios forestais».

Lema destacó el trabajo que desarrolla en Lugo la Plataforma da Enxeñería da Madeira Estrutural (Pemade), de la USC, en colaboración con la Xunta, para sacar rendimiento de especies forestales que crecen en Galicia, y la promoción de la madera en la construcción. En ese convenio anunciado ayer de 517.000 euros la Xunta pone 389.000 y Pemade y Xera realizarán gracias a ello diferentes actuaciones de investigación, formación y divulgación hasta el año 2022.

El director de Xera destacó la sostenibilidad de los productos realizados con madera «que a través da fixación de carbono permiten mitigar o cambio climático. E entre as vantaxes da construción neste material está a creación de espazos saudables e o impacto positivo no benestar das persoas, ademais da súa contribución á mellora da eficiencia enerxética», dijo.

Mejora del medio rural

La Axenda da Industria Forestal, diseñada conjuntamente entre la administración y las empresas y centros de conocimiento, busca potenciar el sector e impulsar la bioeconomía como motor de competitividad. Se prioriza así también la dinamización económica del entorno rural y se generarán empleos que permitan fijar población.

La ejecución de esta agenda forestal, según la Xunta, movilizará unos 125 millones de euros en los próximos dos años y permitirá que la industria de la madera alcance nuevos mercados y lance nuevos productos gracias a tecnologías punteras. Para ello también se contempla la formación de los trabajadores del sector para garantizar su profesionalización.

En definitiva, se pretende con esta medida que la madera y los productos forestales actúen como un elemento central de impulso a la economía verde, especialmente importante en la provincia de Lugo.

Dar ejemplo

Está bien que las ventanas de San Caetano vayan a ser de madera, o las del ambulatorio de A Laracha. Porque de madera son en la mayor parte de los países del norte más avanzados que nosotros en asuntos de climatización y construcción. Pero son pocos ejemplos. Debería hacerse en todos los edificios, y no lanzar el mismo día una contratación de ventanas en un edificio de la Xunta que vaya en otra dirección. Mucho se empieza a hablar de la madera, pero poco se hace todavía por implantarla.

Ventanas de madera para San Caetano o el ambulatorio de A Laracha

En el acto celebrado ayer entre la Axencia Galega de la Industria Forestal (Xera) y la USC, el director de Xera apuntó que, «para servir de exemplo, a Xunta está a impulsar o uso da madeira en edificios públicos, como no caso das fiestras na remodelación do edificio administrativo de San Caetano ou no centro de saúde da Laracha».

En Lugo no se aplica

Sin embargo, no es algo todavía habitual y se siguen utilizando otros materiales menos nobles en las rehabilitaciones de los edificios públicos. Ayer mismo el delegado de la Xunta en Lugo anunciaba el cambio de 43 ventanas del edificio de dependencia de Lugo, ubicado en la calle Serra de Ancares. El cambio costará 40.000 euros pero en este caso nada se dice de que sea carpintería de madera, por lo que parece que las propuestas teóricas de la Xunta en la práctica no son aplicadas en todas partes.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

Xunta y USC se unen para usar la madera autóctona en la construcción