La cárcel de A Lama estrena el primer módulo mixto para hombres y mujeres de las prisiones gallegas

En la prisión hay actualmente un 93 % de presos varones y un 7 % de mujeres


pontevedra / la voz

La cárcel de A Lama ha puesto en funcionamiento el primer módulo mixto de las prisiones gallegas. Se trata de un espacio en el centro penitenciario pontevedrés en el que convivirán reclusos de ambos sexos. Actualmente, en la cárcel hay un 93 % de presos varones y un 7 % de mujeres.

El módulo es uno de los denominados de respeto mixto y es de los pocos que existen en las prisiones españolas. Respetando las particularidades y las necesidades de ambos sexos, explicaron ayer desde Instituciones Penitenciarias, ya participan en el proyecto 48 internos e internas. El funcionamiento rutinario consiste en que conviven en las zonas comunes, en el desarrollo de actividades, en las tareas y en el comedor, entre otras rutinas penitenciarias. La convivencia se da a diario entre las ocho de la mañana y la una y media de la tarde y entre las cuatro y media de la tarde y las ocho y media de la noche, cuando vuelven separados a sus respectivas celdas. Las mujeres tienen las suyas en la segunda planta. Los hombres, en la primera.

Dado que el volumen de presos hombres supera con creces al de mujeres, estas últimas no podían tener su propio módulo de respeto. La finalidad de estos módulos es lograr un clima de convivencia y máximo respeto entre los residentes. El factor fundamental es la participación del interno en la vida, las tareas y las decisiones del módulo, a través de grupos de trabajo y comisiones de internos. La inclusión del interno en el módulo de respeto es voluntaria y lleva implícita la aceptación de las normas del departamento, que atañen a la convivencia, la higiene o la ausencia de drogas, entre otras.

Al carecer las mujeres de un espacio así en A Lama, se creó una «inquietud» en el seno de Instituciones Penitenciarias que ha motivado la iniciativa de crear este módulo mixto.

El proyecto pretende favorecer, por tanto, el acceso de las internas al programa de respeto, «un programa educativo consistente en la adquisición de conductas sociales normalizadas y el respeto a unas normas que los propios internos e internas se encargan de evaluar, supervisado todo ello por profesionales penitenciarios.

La finalidad que ha movido al centro penitenciario de A Lama a ser uno de los pocos en España y el primero en Galicia que implanta este sistema es «crear un marco de igualdad, entorno adecuado para preparar la vida en libertad y la inserción social» una vez que los reclusos ha cumplido la condena.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
5 votos
Comentarios

La cárcel de A Lama estrena el primer módulo mixto para hombres y mujeres de las prisiones gallegas