Pablo Iglesias: «Sánchez buscará una coalición blanda con el PP con Cataluña como excusa»

«Si ganamos, ofreceremos a todas las fuerzas políticas sin exclusión un acuerdo para formar gobierno»


Madrid / Colpisa

En su despacho en el Congreso, lleno de libros y presidido por una gran foto de su mitin en la Puerta del Sol de Madrid en el 2015, el candidato de Unidas Podemos, Pablo Iglesias, concede esta entrevista con la mirada puesta en conseguir este domingo un resultado que le permita forzar al PSOE a contar con la coalición morada tras el 10N.

-Los españoles van a votar este domingo por cuarta vez en cuatro años, ¿quién es el culpable?

-Alguien convenció a Pedro Sánchez de que una repetición electoral les acercaría a la mayoría absoluta y a nosotros nos hundiría. A día de hoy, es evidente que eso no va a ocurrir, así que espero que tras estas elecciones la sensatez se abra paso y haya un Gobierno de coalición de izquierdas. Con todo, soy consciente de que la primera opción de Sánchez va a ser buscar a Casado.

-Sánchez ha insinuado que quiere cambiar la ley para que gobierne la lista más votada.

-No es muy elegante intentar cambiar las reglas de juego cuando parece que la coyuntura te puede beneficiar a ti. En el debate Sánchez me sorprendió porque dejó claro su camino. Es verdad que dijo que no querría gobernar con el PP, pero se acerca a lo que algunos llaman la «gran coalición blanda», es decir, buscará un acuerdo económico con el Partido Popular, con la excusa de Cataluña, que le facilite gobernar.

-¿Qué le lleva a pensar eso?

-Ha dicho que ni el PP ni Ciudadanos le dejaron gobernar, no nos nombró a nosotros. También dijo que Calviño iba a ser vicepresidenta económica, lo cual es claramente un mensaje a Bruselas de que va a hacer los recortes que pidan.

-¿Y cómo va a intentar seducir a Sánchez en caso de que sumen?

-Eso va a depender del peso que tengamos. Si Unidas Podemos está fuerte y el PSOE llega a un pacto con el PP, hay muchos socialistas que no van a volver a votarles nunca. Y luego hay otro factor que no se está teniendo en cuenta. Si efectivamente Vox aumenta sus escaños Casado lo va a tener complicado para cerrar ese acuerdo con Sánchez. No le va a quedar más remedio que negociar con nosotros.

-¿Se ve sentado con Sánchez el día 11 de noviembre? ¿Y con Errejón?

-Salimos a ganar. Si ganamos ofreceremos un acuerdo de coalición a Sánchez y a todas las fuerzas políticas cuyos escaños sean necesarios para formar gobierno, sin exclusión.

-Es consciente de que la presión va a ser grande para que no se repitan las elecciones.

-Depende. Si nosotros negociáramos un acuerdo con el PSOE estoy convencido de que ciertos poderes económicos volverían a presionar para que hubiera repetición electoral o cualquier cosa antes de que nosotros gobernemos. Es lo que ha pasado en los últimos cinco años. Cuando nosotros decíamos «hay números para echar al PP» tardamos un año en convencer a Sánchez para que la moción saliera adelante. Está costando, pero lo vamos a conseguir. En política, lo que no te mata acaba cicatrizando y te hace más fuerte.

-¿La abstención es el enemigo a batir de la izquierda en estos comicios?

-La abstención es siempre mala. Todos tenemos que desear que la participación sea lo más alta posible.

-¿Cómo está afectando la crisis en Cataluña a la campaña electoral?

-Algunos quieren hablar exclusivamente de Cataluña para no responder a la pregunta fundamental y es que todos los economistas están alertando de una desaceleración económica. Los últimos datos del paro confirman que estamos en los peores números desde el 2012. Creo que sería muy importante que las formaciones políticas dijéramos lo que vamos a hacer ante la crisis, si los recortes los hacemos por arriba o por abajo. Hay dos propuestas raras de Sánchez. Dijo que había que legislar para evitar un referendo como el que se produjo el 1 de octubre, ¿pero no habíamos quedado en que eso no era un referendo? Y afirmó que traería a Puigdemont a España. Es una imagen ridícula imaginar al presidente encabezar un escuadrón de geos en Waterloo.

-¿Bruselas va a permitir que lleven a cabo sus medidas económicas si entran en el Gobierno?

-Somos conscientes de los límites que establece la UE, de que vivimos en una democracia limitada. Pero hombre, estando España a siete puntos porcentuales de diferencia con la media europea en justicia fiscal, y esto lo decía la ministra Montero, tenemos margen para hacer cosas.

 

«Si el PSOE necesita nuestros votos firma hasta nacionalizar la banca»

Asegura que, pese a Bruselas, es posible avanzar en las medidas fiscales que propone su formación.

—¿Cuáles pondría en marcha?

—Hay mucho fraude fiscal de grandes empresas que se debe perseguir. También 60.000 millones que prestamos a los bancos en forma de rescate que hay que recuperar por medio de una subida temporal del impuesto de sociedades. Hay mucho margen.

—¿Qué garantía de ello tienen los electores de izquierdas?

—Se han dado cuenta de que si el PSOE necesita nuestros votos firma lo que haga falta, la nacionalización de la banca si es necesario. Pero luego, si no estamos en el Gobierno, si te he visto no me acuerdo.

—¿Pondrá su cargo a disposición de la militancia si los datos son malos?

—Por supuesto. Lo primero que haría sería reunir al Consejo Ciudadano, poner mi cargo a su disposición y plantear que los inscritos decidan.

—¿Por qué no hay mujeres liderando los grandes partidos en este país?

—Nadie imaginaba que Sánchez ganaría las primarias del PSOE a Susana Díaz, o Casado a Sáenz de Santamaría. Es muy hermoso que esto llame la atención, hace unos años no hubiera sorprendido un debate solo con tíos, pero que esto genere preguntas es representativo de la realidad social. No va a ocurrir durante mucho tiempo que los candidatos sean solo hombres.

—Se cumplen cinco años de la fundación de Podemos, ¿hay algo de lo que se arrepienta?

—Hemos hecho algunas cosas muy mal, por ejemplo el manejo de nuestros debates, hemos demostrado cómo no hay que hacerlo.

—¿Qué dirá a sus votantes si el domingo las fuerzas de derecha suman?

—Que perdimos una oportunidad de haber formado un gobierno que podía haber sido una referencia en Europa. Un Gobierno que combinara la experiencia del PSOE con nuestra valentía. La gente sabe que nosotros hicimos lo imposible para que fuera posible.

—Quizá también esperen autocrítica por su parte.

—Me equivoqué creyendo a Sánchez, tuve una discusión con mis compañeros que decían que el PSOE nunca iba a aceptar gobernar con nosotros, pero creí el razonamiento que me hizo Zapatero.

«Era feliz dando clase. Espero poder volver a ser profe. Esto es temporal»

A la pregunta de si echa de menos su vida tranquila como profesor universitario, Iglesias responde con un «inevitablemente». Dice asegurar que «era muy feliz dando clase.

En cualquier caso, esto no puede ser eterno, espero poder volver a ser ‘profe’, esto es algo temporal. Alguien con quién yo pensaba muy diferente, Rubalcaba, que podía haber terminado en algún consejo de administración, decidió volver a su puesto de profesor de Química. Así debe ser», asegura.

Y precisamente sobre si hubiera sido más fácil ponerse de acuerdo con Rubalcaba, asegura que, a pesar de las diferencias que tenían, era «un gran político, muy listo, y creo que hubiera negociado, aunque nos hubiera intentado hacer la 13-14». En cualquier caso, considera que se pueden reconstruir las relaciones con el PSOE.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
12 votos
Comentarios

Pablo Iglesias: «Sánchez buscará una coalición blanda con el PP con Cataluña como excusa»