La protección de 17.000 hórreos en Carballo obliga a cambiar el PXOM

Una obra en cualquier cabazo o su entorno debe tener permiso de Patrimonio


Carballo / la voz

Desde la aprobación del PXOM de Carballo, solo unos meses antes que la nueva Lei do Patrimonio Cultural de Galicia, todos los hórreos del municipio carballés están catalogados. No importa si fueron construidos hace 500, 50 0 5 años atrás o si para hacerlos utilizaron piedra, madera o simple ladrillo visto, la legislación equipara en muchos aspectos los bienes de interés cultural con los catalogados y los más de 17.000 hórreos de Carballo lo están.

Desde la oficina técnica municipal señalaron que cuando el plan estaba prácticamente listo y a falta del informe de Patrimonio, desde la Consellería de Cultura señalaron la necesidad de incluir todos los cabazos en el catálogo de elementos de proteger o recuperar.

Eso significa que cualquier actuación de cualquier hórreo tiene que ser comunicada a Patrimonio, pero también cualquier cambio que afecta a fachadas o tejados en un radio de 20 metros. Así, no es necesario tener el cabazo en casa, con que esté cerca, solicitar un permiso para una reforma ya supone la realización de un proyecto para Patrimonio y la correspondiente autorización.

Según el arquitecto Alfredo Garrote, el único modo de solventar el problema es con una modificación del plan urbanístico, para un caso concreto a para todos los hórreos que no sean BIC o no tengan características que les otorguen algún valor etnográfico, histórico artístico.

En aldeas y en el casco urbano

El tomo Xc del Plan Xeral de Ordenación Urbana de Carballo, de mayo del 2016 recoge en decenas de planos las localizaciones de todos los hórreos que hay en el municipio. En algunos núcleos es conjunto es tan abigarrado que la zona de protección de 20 metros empieza a contar desde los que están en la zona exterior. En otros casos se trata de construcciones casi aisladas, pero, en total, son 17.059, la inmensa mayoría de las cuales carecen de valor patrimonial e incluso hay muchos que deberían ser demolidos porque constituyen claros ejemplos de feísmo.

El arquitecto Alfredo Garrote reconoce que sería necesario realizar un estudio de cada uno de los cabazos para descatalogar los que carecen de interés. Eso supone un trabajo ímprobo, pero imprescindible. El PSOE ya llamó la atención sobre el asunto con un ruego a finales del año pasado, pero la situación sigue siendo la misma.

Alfredo Garrote reconoció que los propietarios y sus vecinos se enteran de la situación cuando pasan por la oficina técnica para solicitar permiso para reformas o derribos. Es entonces cuando se enteran de que su petición tendrá que pasar primero por Patrimonio, que debe responder antes de tres meses, aunque se le acumulen los expedientes.

Legislación

La Lei do Patrimonio Cultural de Galicia se dictó el 4 de mayo del 2016, pero entró en vigor el 18 de junio de ese año, con la publicación en el BOE.

Catalogación. «Aquellos bienes y manifestaciones inmateriales, no declarados de interés cultural, que por su notable valor cultural sean incluidos en el Catálogo del Patrimonio Cultural de Galicia». Los hórreos figuran en el PXOM de Carballo.

Comunicación. «Las personas propietarias, poseedoras o arrendatarias y, en general, las titulares de derechos reales sobre bienes declarados de interés cultural o catalogados están obligadas a comunicar a la consellería cualquier daño o perjuicio que sufriesen y que afecte de forma significativa a su valor cultural». También corresponde a los concellos.

Protección. «Veinte metros para los elementos singulares del patrimonio etnológico como hórreos, cruceiros y petos de ánimas, palomares, colmenares, pesqueiras, molinos, foxos de lobo o chozos». En entornos urbanos o núcleos rurales, el mínimo será «la propia parcela en el que se encuentre el bien hasta una distancia de 20 metros».

Autorizaciones. «Las intervenciones que se pretendan realizar en bienes de interés cultural o catalogados, así como, en su caso, en su entorno de protección o en su zona de amortiguamiento, tendrán que ser autorizadas por la Consellería». Se entenderá denegada la autorización si Patrimonio no resuelve de forma expresa en el plazo de tres meses.

Proyecto. La ley establece una serie de actuaciones autorizables para los distintos niveles de protección. Los hórreos con menos de 100 años tienen la estructural y la ambiental. Si el proyecto es más que de mantenimiento, los propietarios tendrán que presentar un «proyecto de intervención» y una «memoria final», entre otros.

El polvo de la paja

Unos por exceso y otros por defecto. Hay ejemplos en la Costa da Morte de hórreos que acabaron en chalés urbanos o como lajas de aceras o, incluso, en la fachada de una iglesia, como la de Canduas. La burocracia lleva casos como el de Carballo, donde todos los cabazos acabaron protegidos en el PXOM, aunque solo sean un sucedáneo constructivo de ladrillos con tejado. Las obligaciones legales llevadas al extremo obliga ahora a una necesaria y engorrosa reforma del plan general para separar el polvo de la paja. Es indudable que los hórreos deben estar protegidos, pero los hórreos, no los remedos.

Seguir leyendo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

La protección de 17.000 hórreos en Carballo obliga a cambiar el PXOM